boton

lunes, 28 de noviembre de 2011

Pasta Quebrada

La pasta quebrada resulta fácil de preparar, aunque conviene tener en cuenta algunos consejos
importantes:
1º La proporción general en peso es de dos partes de harina por una de grasa, lo que significa que por cada kilo de harina corresponde medio de mantequilla. Por tanto, en caso de utilizar 200 gramos de harina, la cantidad de grasa debe ser de 100 gramos.
2º La grasa que se emplea para la elaboración de la pasta quebrada es mantequilla o margarina, ya que dan buen sabor.
3º Debe mantenerse el frío durante todo el proceso. La grasa debe sacarse directamente de la nevera, el agua será fría. La masa debe manipularse lo menos posible.
4º El horno ha de estar caliente (200º) para poder obtener una masa quebrada ligera.
5º La pasta quebrada, una vez hecha, puede conservarse hasta tres días dentro de la nevera, en caso de desear una mayor duración, también puede congelarse.

La pasta quebrada puede utilizarse para empanadas, pasteles dulces o salados, etc.


Ingredientes:
  • 200 gramos de harina
  • 100 gramos de mantequilla
  • 1 huevo
  • 2 cucharadas de levadura (panadero)
  • 1/2 cucharadita de sal
  • harina para espolvorear
Elaboración:
  1. Se mezclan en una fuente la harina, la yema de huevo, la levadura, la mantequilla y la sal. 
  2. Se amasa con los dedos hasta conseguir una pasta fina y sin grumos. 
  3. Se añaden dos cucharadas de agua fría y se une todo bien. (En caso de que quedase demasiado seco puede ponerse un poco más de agua)
  4. Se trabaja la masa con la yema de los dedos hasta que deje de pegarse a la manos. 
  5. Entonces, se espolvorea un poco de harina sobre una superficie lisa y se coloca encima. 
  6. Se dobla desde el exterior hacia el centro, dándole vueltas simultáneamente hasta conseguir una consistencia firme, lisa y sin grietas, procurando a su vez que la manipulación sea sólo la necesaria.
  7. Ya en su punto, se tapa y se introduce en el congelador durante dos horas o en la nevera más tiempo, para así poder trabajarla mejor. 
  8. A continuación, se extiende con el rodillo enharinado dando golpes hacia adelante en una sola dirección.
  9. Se amasa de un modo uniforme desde un borde al otro hasta que la superficie quede estirada.
  10. Después de cada presión del rodillo se gira la masa en el sentido de las agujas del reloj. 
  11. Por último, se le da la forma y el grosor requerido para la receta a preparar.

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Deja tu comentario